un Liebster en la Tate Modern

Hoy no vengo a hablaros de arquitectur[ARTE] sino de algo que me hace mucha ilusión. Mi primer premio bloguero que, aunque sea algo meramente simbólico, siempre da ánimos para seguir en la ciber-brecha.

Pero lo primero es lo primero —aunque los Liebster son de sobra conocidos por la comunidad bloguera dejo aquí el enlace—, debo contar un poco en qué consisten: se trata de dar a conocer aquellos blogs que están empezando o que tienen pocos seguidores —menos de 200—, con el fin de establecer sinergias con otros de su ciber-especie o ¿por qué no? con algún que otro al que atraigan por ser polos opuestos.

Hay una serie de premisas a cumplir para entrar en el selecto Club… LEER MÁS


INICIO