infinitive pools

H2O

Dos letras y un número que representan algo esencial: podríamos llamarlo la fórmula de la vida, al menos en lo que respecta a nosotros, los terrícolas. Nuestro cuerpo se compone de ella —según el género al que pertenezcamos, en una proporción de un cincuenta a un setenta por ciento—, nos formamos en un medio líquido y según algún que otro evolucionista, procedemos del mar —que no es más que una gran masa de agua salada—. Por ello nos es fácil asimilar lugares llenos de agua con aquel útero que nos dio la vida y que añoramos desde nuestro primer atisbo de humanidad.

A mí el agua me fascina… LEER MÁS


INICIO